Saltar al contenido

Tarta de queso al horno: ¡Esponjosa y deliciosa!

La tarta de queso al horno es un postre clásico que se ha convertido en uno de los favoritos de todas las edades. Esta tarta es una deliciosa mezcla de queso cremoso y azúcar, con una textura suave y esponjosa que se derrite en la boca. En este artículo, compartiré contigo mi receta personal de tarta de queso al horno, y te guiaré paso a paso para que puedas prepararla en casa.

Ingredientes Necesarios

  • 1 paquete de galletas de vainilla
  • 1/2 taza de mantequilla derretida
  • 4 paquetes de queso crema
  • 1 1/2 taza de azúcar granulada
  • 4 huevos
  • 1 cucharada de jugo de limón fresco
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1/2 taza de crema agria

Antes de comenzar, precalienta el horno a 160 grados y prepara un molde para tartas con mantequilla y papel de pergamino.

Paso 1: Preparación de la base de galleta

Para preparar la base de galleta, tritura las galletas de vainilla en un procesador de alimentos hasta que estén finas. Agrega la mantequilla derretida y mezcla bien. Vierte la mezcla en el fondo del molde para tartas y presiona con una cuchara para que quede compacta. Hornea durante 10 minutos.

Paso 2: Preparación de la mezcla de queso

Mientras se hornea la base de galleta, prepara la mezcla de queso. En un tazón grande, bate el queso crema con una batidora eléctrica hasta que quede suave. Agrega el azúcar y sigue batiendo hasta que esté bien combinado. Agrega los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Agrega el jugo de limón, el extracto de vainilla y la crema agria, y mezcla hasta que estén bien combinados.

Paso 3: Horneado de la tarta de queso

Vierte la mezcla de queso sobre la base de galleta horneada y alisa la superficie con una espátula. Hornea durante 55-60 minutos o hasta que la tarta de queso esté dorada y firme al tacto. Retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante al menos 30 minutos antes de refrigerar en el refrigerador durante al menos 4 horas.

Paso 4: Decoración

Una vez que la tarta de queso esté completamente fría, decora con frutas frescas, como fresas o arándanos, o espolvorea con azúcar glas para darle un toque extra de dulzura.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)