Saltar al contenido

Receta de calçots al horno rebozados

Si eres amante de la cocina al horno y te encanta experimentar con sabores auténticos y tradicionales, entonces la receta de calçots al horno rebozados es perfecta para ti. Los calçots, una cebolla tierna típica de la región de Cataluña en España, son un manjar que se disfruta especialmente durante la temporada de invierno. En esta receta, te enseñaremos cómo prepararlos al horno, añadiendo un toque crujiente y delicioso con un rebozado especial. ¡Prepárate para sorprender a tus invitados con esta versión única de los clásicos calçots!

¿Cómo se sabe cuando están hechos los calçots?

Los calçots son una deliciosa variedad de cebolla tierna típica de la cocina catalana. Se suelen asar a la parrilla o al horno, y saber cuándo están hechos es fundamental para disfrutar de su sabor y textura adecuados.

Aquí te dejo algunos indicadores para saber cuándo los calçots están listos:

1. Color y textura: Los calçots estarán listos cuando la parte exterior esté bien dorada y caramelizada. La cebolla se ablandará y se volverá tierna en su interior. Si pinchas un calçot con un tenedor, debería entrar y salir fácilmente.

2. Flexibilidad: Al estar asados, los calçots deberían tener una textura suave y flexible. Si al intentar doblar un calçot, se rompe con facilidad, es probable que todavía necesite más tiempo de cocción.

3. Tiempo de cocción: Por lo general, los calçots se asan durante unos 15-20 minutos a una temperatura de 180-200 grados Celsius. Sin embargo, esto puede variar según el tamaño de los calçots y la potencia del horno. Es importante estar atento y comprobar regularmente su estado.

4. Sabor: Los calçots asados deben tener un sabor dulce y ahumado. Si todavía parecen crudos o tienen un sabor demasiado fuerte, es posible que necesiten más tiempo de cocción.

Recuerda que estos son solo indicadores generales y que cada horno puede variar. Lo mejor es confiar en tus sentidos y probarlos para asegurarte de que estén cocidos a tu gusto. ¡Disfruta de tus calçots asados con una deliciosa salsa romesco!

¿Dónde se hacen los calçots?

Los calçots son una especialidad típica de Cataluña, en España. Se suelen hacer en la región de Tarragona, aunque también se encuentran en otras partes de Cataluña. Los calçots son una variedad de cebolla tierna que se cultiva específicamente para esta preparación.

La tradición de los calçots se remonta al siglo XIX y consiste en asarlos a la brasa en una parrilla o en una “calçotada”, que es una especie de barbacoa al aire libre. Los calçots se colocan directamente sobre las brasas y se dejan hasta que la capa exterior esté carbonizada.

Una vez que los calçots están asados, se envuelven en papel de periódico o en hojas de periódico para mantenerlos calientes y permitir que se cocinen al vapor en su propio calor. Esto hace que la parte interna del calçot esté tierna y jugosa.

Para comer los calçots, se debe retirar la capa exterior carbonizada y comer solo la parte blanca y tierna. Se suelen servir con una salsa llamada “salsa romesco”, que se elabora con tomates, ñoras (un tipo de pimiento seco), almendras, avellanas, ajo, aceite de oliva y vinagre.

Los calçots son una delicia para disfrutar en compañía, ya que se comen con las manos y se suelen servir en grandes cantidades. Es común que se organicen calçotadas en Cataluña durante la temporada de invierno, donde se reúnen amigos y familiares para disfrutar de esta deliciosa tradición culinaria.

En resumen, la receta de calçots al horno rebozados es una deliciosa opción para disfrutar de esta tradicional y sabrosa hortaliza de una manera diferente. El horno, con su calor uniforme y constante, permite que los calçots se cocinen de manera uniforme, conservando su jugosidad y sabor característico. El rebozado crujiente añade una textura extra que complementa perfectamente el sabor suave y dulce de los calçots.

Para preparar esta receta, necesitarás calçots frescos y de buena calidad, así como una masa de rebozado ligera y crujiente. El truco está en asar los calçots en el horno a una temperatura alta para que se cocinen rápidamente y se caramelicen ligeramente, lo que realza su sabor natural.

Una vez asados, los calçots se retiran del horno y se dejan enfriar ligeramente para que sean más fáciles de manejar. Luego, se sumergen en la masa de rebozado y se colocan nuevamente en el horno para que se doren y se vuelvan crujientes.

El resultado final es una combinación perfecta de sabores y texturas. Los calçots al horno rebozados son una opción excelente para disfrutar de esta hortaliza de una manera diferente y original. Pueden servirse como entrante, acompañados de una salsa de romesco o alioli, o como guarnición para carnes y pescados.

En definitiva, si eres amante de los calçots y quieres probar una versión diferente, no dudes en probar esta receta de calçots al horno rebozados. Te sorprenderá su sabor y textura únicos, y seguro que se convertirá en uno de tus platos favoritos. ¡Buen provecho!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)